Blog Luminario

Aquí podrás encontrar estrategias, tips, ideas y recursos para apoyarte en tu práctica como docente de educación inicial

Armida Lizárraga

5 de agosto del 2022

¿Qué es el lenguaje socio-pragmático y porqué es importante?

¿Qué es el lenguaje socio-pragmático y porqué es importante?

 

La pandemia de COVID-19 ha impactado en el desarrollo y aprendizaje de los estudiantes en todo el mundo. La evidencia que va emergiendo es que el impacto en el aprendizaje ha sido sustancial y que la brecha de inequidad de los aprendizajes ha crecido aún más (Patrinos et al., 2022).


El lenguaje sociopragmático son aquellas habilidades que usamos en nuestras interacciones diarias con los demás. Esto incluye habilidades para conversar, el uso de gestos no verbales, el entender pistas sociales o comunicación no verbal y el poder interpretar todo este “lenguaje social” para poder solucionar problemas e interpretar y expresar emociones. Estas habilidades se desarrollan a partir de muchas áreas y prácticas diarias (Kasper, 1997).

Una de las áreas donde hay más impacto en niños y niñas de edad preescolar es el desarrollo de las funciones ejecutivas y del lenguaje. Estos dos años fuera de las aulas les han impedido tener oportunidades para lograr este desarrollo en un momento clave. Un factor importante para que esto suceda ha sido la falta de interacciones con otros niños(as).

Las funciones ejecutivas, se desarrollan entre los 3 a 6 años y son incentivadas por oportunidades para jugar e interactuar. Estas son actividades que los niños y niñas no han tenido durante estos 36 meses, y es en esta edad y en esos momentos donde ellos desarrollan la habilidad de leer emociones en los demás y en ellos mismos y reaccionar de acuerdo a esos gestos, de regularse con esas interacciones y oportunidades de repetir juegos o conductas muchas veces, y de poder regular sus emociones de acuerdo a la exposición que tienen en estas diferentes situaciones.


El lenguaje socio-pragmático


Nuestros niños de 4 años – por ejemplo – ya han pasado más de la mitad de su vida sin interacciones con otros pares o en todo caso usando una pantalla. Así mismo, el uso de mascarillas ha impedido que puedan leer gestos en los demás y poder reaccionar de acuerdo a ellos. Si bien es cierto que los niños y niñas mayores también han sufrido, son los niños menores de 5 años quienes han sido más afectados.

Las interacciones remotas o a través de una pantalla no les permitieron tener exposición al lenguaje corporal y a las “pistas sociales”. Así, por ejemplo, tenemos conductas en los dos extremos. Observamos muchos niños/as con miedo y timidez o aquellos que no tienen normas de socialización internalizadas. En el caso de los miedos, estos pueden causar que tengamos niños y niñas con menos ganas de tomar riesgos, limitando su curiosidad y moldeando así también sus formas de ver el mundo.

Los niños y niñas a esta edad están aprendiendo a reclamar y articular cómo se sienten. Al reiniciar las clases presenciales, el distanciamiento social impidió que tengan oportunidad de estar expuestos a esta parte social del lenguaje, es decir cómo usamos el lenguaje para socializar, ya sea para tener conversaciones, tomar decisiones, leer situaciones o manejar conflictos. Por ejemplo, muchos también han perdido oportunidades de aprender a leer expresiones faciales y sentar las bases para el desarrollo de la empatía. Las clases virtuales, por más bien planificadas, no ofrecen la oportunidad para interactuar en interacciones de ida y vuelta que son clave para el aprendizaje. Los niños aprenden haciendo y experimentando mucho más que mirando demostraciones de cosas que pasan.

Así en el otro extremo de conductas observadas, los grupos pequeños o “burbujas” que se armaron al retornar a las aulas, también han reducido las conversaciones en persona y las relaciones interpersonales que son la base del lenguaje, la literacidad y las habilidades sociales y emocionales. Los niños sienten que hay algo que falta aunque no hayan estado expuestos a ello y reaccionan de forma irregular ante diversos eventos, con rabietas o llanto sin razón aparente, o miedos o comportamientos regresivos. Por ejemplo, muchos niños y niñas de 4 años no saben “pedir” cuando tienen que ir al baño, mientras otros se olvidan de cómo ponerse los zapatos o simplemente tienen miedo de intentarlo. La cantidad de niños y niñas sin regulación emocional es grande en las aulas del nivel inicial.


¿Qué podemos hacer?


Los niños pequeños son resilientes, ellos también están aprendiendo a entender el mundo que los rodea y navegar en él. Las interacciones positivas con adultos que los cuidan son esenciales y urgentes.


La calidad de las conversaciones y el tiempo que pasamos con ellos nos ofrecen la posibilidad de conseguir esto. El lenguaje de los niños pequeños se desarrolla con interacciones de ida y vuelta donde se puedan modelar pistas sociales. Las investigaciones científicas han encontrado que este tipo de conversaciones ayudan a desarrollar el cerebro de los niños.

Cerrar nuestras pantallas y algo simple como sentarnos con ellos a conversar sobre lo que están haciendo es lo que nuestros niños y niñas necesitan. ¿Qué estás construyendo? Cuéntame cómo lo haces. Cuéntame cómo te sientes. Son algunas preguntas para abrir estas conversaciones que ayudarán a los niños a empezar a expresar lo que piensan y sienten. Necesitamos partir de qué es lo que quieren nuestros niños y niñas en ese momento de apertura de la comunicación.

Reconocer sus sentimientos de frustración, miedo, timidez, o alegría es importante. A veces nuestros niños/a aún no pueden identificar cómo se sienten ni porqué. Decirles “sé cómo te sientes, yo también a veces tengo miedo”, les ayuda a identificar sus emociones pero también a entender que esto puede pasarle a muchas otras personas. Decir de forma explícita cómo se sienten otros niños, los ayuda a reconocer gestos y les ayudará a dar pistas sociales para poder desarrollar la socialización necesaria para interactuar con los demás.


Estas prácticas se tienen que dar de forma consistente, cada día por mucho tiempo para poder ayudar a nuestros niños y niñas a desarrollar ese lenguaje socio pragmático que es clave para su desarrollo integral.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:


📌Patrinos, Harry Anthony; Vegas, Emiliana; Carter-Rau, Rohan. 2022. An Analysis of COVID-19 Student Learning Loss. Policy Research Working Paper;10033. World Bank, Washington, DC. © World Bank. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/37400 🔗 License: CC BY 3.0 IGO 


📌Kasper, G. (1997). The role of pragmatics in language teaching education. In K. Bardovi-Harlig & B.Hartford (Eds.), Beyond methods: Components of second language teacher education (pp. 113-136). New York: McGraw-Hill.




1583 vistas

Comentarios

  1. Cierto muy cierto las emociones han aflorado con mayor énfasis ,y a veces desconocen el concepto de sus emociones ,y este sentir es a nivel de comunidad , considero que este año debería haberse llamado el año de la transición emocional ,de sanación y las escuelas deberían ser sus actividades más recreativas ,lúdicas ,preparándonos para el 2024 ,te cuento como anécdota ,jugamos en los sectores de aula , pero no basta ,tengo que salir media hora más al patio ,en los espacios de las área verdes ,donde los niños gritan ,corren , brincan saludable..

    1. Gracias por leernos Doris. Nuestros niños y niñas necesitan esos espacios para moverse y expresarse, pero también un adulto que responda a sus necesidades tanto de curiosidad como de manejar sus emociones. Es esta la etapa donde todos empezamos a procesar y entender las emociones básicas de todo ser humano y nuestros niños/as no han tenido los espacios para hacerlo. Que importante también es tener siempre en cuenta que son niños y están en desarrollo, y respetar estos ritmos y procesos en ellos/as.

  2. Me siento muy identificada con esta publicación. En ocasiones conflictuada por esta situación de hoy, tener que expresarnos con la mitad del rostro cubierto con una mascarilla, he notado como mis niños han aprendido a leer mis ojos, aún sin ver mi sonrrisa ellos también responden sonrriendo y se sienten acogidos, es increíble!
    Generalmete años anteriores una asamblea de inicio duraba en promedio 20 minutos, hoy en este retorno a la presencialidad me puede durar hasta 1 hora sin mostrar aburrimiento o desgano en los niños , por el contrario he notado que los niños sienten una gran necesidad de hablar y ser escuchados. Es muy cierto que en estas interacciones de calidad, todos aprendemos, pero sería mejor si nos pudiéramos ver completamente y acercarnos como antes lo hacíamos con abrazos y muestras más cercanas de afecto.

    1. Muchas gracias por tu comentario Fanny. Es fantástico que conectes con tus niños con la mirada. Es increíble lo que una interacción genuina y con ambos conectados en el momento puede lograr aunque solo sea con los ojos. Esperemos que pronto podamos dejar las mascarillas y poder leer gestos faciales para seguir desarrollando este lenguaje socio pragmático en nuestros niños y niñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Recientes

Ver todo

Instagram Feed

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se ha encontrado ningún feed.

Por favor, ve a la página de ajustes de Instagram Feed para crear un feed.

Suscríbete para recibir nuevas entradas del blog en tu correo

Suscríbete para recibir nuevas entradas del blog en tu correo